El mal pensante

No suelo perder el control, pero cuando mi selección perdía por 4 a 0 en directo, en mi televisión, junté a todos los jugadores en el centro del campo y repitieron mis palabras: “no soy digno de mi nación” y tras arrancarse los ojos, todo el mundo supo de mi existencia. Ahora todo es en diferido.